full screen background image
    Búsqueda:

Los Expertos del Torlon, PEEK y otros
Polímeros de Alto Rendimiento

普通话
Aviación

La industria de la aviación es una industria en la que la ciencia de los materiales y la ingeniería se llevan a sus límites. La durabilidad de amplio espectro, economía, peso, maquinabilidad y características físicas deseables deben ser consideradas al seleccionar los componentes de la aeronave. Dadas estas intensas demandas, no es de extrañar que la industria haya recurrido a polímeros de alto rendimiento en los últimos años. Esta tendencia realmente despegó en el cambio de milenio, ya que la cantidad de polímeros de alto rendimiento en la industria se duplicó entre 2000 y 2010. Hay una buena razón para esto, porque polímeros como el PEEK y el Torlon pueden proporcionar a los fabricantes de aviones los componentes que necesitan.

Aviones y Polímeros


¿Qué es un polímero de alto rendimiento? En pocas palabras, se trata de un polímero con una estabilidad de temperatura superior a la de los termoplásticos estándar e incluso de los termoplásticos de ingeniería. Los polímeros de alto rendimiento también ofrecen una mejor resistencia química y propiedades mecánicas superiores.

¿Qué tiene que ver esto con los fabricantes de aviones? Después de todo, los aviones se han hecho de metal durante décadas. Es cierto que el metal también ofrece un nivel de resistencia y rigidez estructural que los polímeros no pueden, lo que significa que el metal se utilizará en un futuro previsible para piezas como el fuselaje, pero los polímeros de alto rendimiento reemplazarán rápidamente a los metales de muchas otras maneras. Porque los polímeros ofrecen las siguientes ventajas:

1. Reducción de peso - El combustible es caro, y cuanto más pesado sea el avión, más combustible se necesitará para mantenerlo en el aire. Por cado kilo de peso que se agregue a un avión, costará 2000 € adicionales en combustible durante la vida útil del avión. Los metales son pesados - los polímeros no lo son. En algunos casos, los polímeros son mucho más ligeros que sus contrapartes metálicas, incluso hasta 10 veces más ligeros. Y esto sin sacrificar la durabilidad, permitiendo a los fabricantes de aviación reducir considerablemente los costes operativos de sus aviones.
2. Durabilidad general - El PEEK y el Torlon son extremadamente inertes, y son especialmente adecuados para el tipo de ambientes que son comunes en la industria de la aviación. Por ejemplo, el PEEK y el Torlon pueden soportar una exposición prolongada a los combustibles de aviación y a la mayoría de los demás productos químicos. También vienen con resistencia inherente al fuego y resisten no generan humo y gases que otros polímeros también generan. Más allá de su resistencia química y a la corrosión, los polímeros de alto rendimiento son resistentes incluso bajo una presión enorme, con la capacidad de recuperarse de fuertes impactos y fuerzas abrasivas en componentes como cables y mangueras.
3. Extensa procesabilidad– El PEEK y el Torlon se encuentran entre los polímeros más duraderos que todavía pueden ser procesados por fusión de diversas maneras. Pueden ser moldeados por inyección o mecanizados desde formas extruidas a precisión, dando a los fabricantes de aviación una gama de opciones de fabricación. Esta versatilidad significa que los componentes de PEEK y Torlon pueden diseñarse para ajustarse a piezas únicas mecanizadas de alta precisión o moldearse en masa para mantener bajos los costes unitarios de producción.
4. Características físicas superiores – Los polímeros de alto rendimiento son extremadamente duraderos incluso a temperaturas extremas. Por ejemplo, Torlon es más fuerte a 200°C que la mayoría de los termoplásticos a temperatura ambiente. También ofrece resistencia al impacto en condiciones de muy baja temperatura y a menudo se especifica para servicio criogénico. Tanto el PEEK como el Torlon ofrecen excelentes características de sellado, lo cual es esencial para prevenir fugas de aire y combustible.

Esta combinación de propiedades destacadas es insuperable y es la razón por la que el uso de polímeros de alto rendimiento está creciendo en muchas partes del mercado de la aviación. Pueden integrarse en casi todos los sistemas de aviación, desde el fuselaje de la nave hasta los pequeños componentes del motor, pasando por la electrónica e incluso los asientos de la cabina. Específicamente, aquí es donde se pueden encontrar PEEK y Torlon en los aviones:

1. Aeroestructura - Cojinetes y bujes, refuerzo para paneles compuestos incluyendo puntos duros y aislantes térmicos y sujetadores.
2. Sistemas y soporte - Actuación y controles, incluyendo gestión térmica y de potencia, control del motor, sistema de aterrizaje, sensores, deshielo, control de vuelo, controles de apertura y cierre de puertas, protección de cables.
3. Interior de la cabina - Asientos, sistema de refrigeración, sistema de oxígeno, iluminación de la cabina, sistemas de agua potable, sistemas de vacío y equipos de carga.
4. Propulsión - Sistemas de combustible, turbinas y góndolas.

Evidentemente, los polímeros de alto rendimiento como el Torlon y el PEEK son útiles en una amplia gama de aplicaciones de aviación. Su excelente longevidad, economía y versatilidad los sitúan por delante de los materiales de la competencia, incluidos los metales, y garantizan que serán necesarios en aplicaciones de aviación en un futuro previsible.